sábado, 7 de septiembre de 2013

MASAJE PARA NIÑOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES


1.- El tacto fortalece el vínculo.

El masaje infantil es una técnica muy eficaz para fortalecer el vínculo afectivo con los niños con necesidades educativas especiales. Los niños con dificultades visuales, auditivas o de desarrollo no pueden responder como los otros niños a los estímulos de sus padres y sus cuidadores. Lo que hace que los adultos que cuidan tengan que buscar otras formas de comunicación y entendimiento del niño con dificultad para comunicarse.
El tacto es un componente vital para el desarrollo de la persona. Una persona puede vivir con la falta de alguno de los demás sentidos, es decir; una persona puede vivir si es ciega, sorda o si le falta el sentido del gusto o el olfato, pero no puede vivir de sin las funciones de la piel. En el masaje infantil se trabaja con el contacto con la piel, por lo que es muy beneficioso para niños con dificultades en otras funciones de la comunicación y vinculación humanas.
El masaje infantil beneficia a los niños con necesidades educativas especiales de la siguiente manera:
1.- Beneficia al metabolismo del niño, porque el masaje incrementa la circulación de la sangre, y así los capilares se abren aumentando el aporte de oxígeno y nutrientes. Los niños con parálisis cerebral tienen una circulación muy pobre, por lo que el masaje es muy beneficioso para estos niños en este sentido.
2.- Los masajes en algunas zonas del cuerpo benefician a otros órganos o tejidos relacionados. Los masajes en el abdomen ayudan a aliviar el estreñimiento. Los masajes en la parte baja exterior del diafragma ayudan a respirar mejor. A los niños con parálisis cerebral que tienen una respiración muy superficial les ayuda mucho este tipo de masaje.
3.- A nivel psicológico el masaje tiene numerosos beneficios. El masaje es relajante, por lo que facilita el bienestar del niño y el paso de la vigilia al sueño. Otras veces el masaje aumenta el tono muscular. Estos dos resultados dependen de la presión que se ejerce en el masaje más que del movimiento en sí; en los niños que acuden al fisioterapeuta para estimular o inhibir el tono muscular es conveniente consultar al profesional sobre la presión idónea para conseguir el resultado deseado. Además, el masaje ayuda a fortalecer la comunicación y el vínculo entre el niño y el cuidador.
2.- NIÑOS CON PARÁLISIS CEREBRAL
2.1 HIPERTONÍA e HIPOTONÍA.

Los niños con parálisis cerebral presentan defectos en la percepción sensorial, e incluso falta de equilibrio. Pueden presentarse dificultades en la elaboración de movimientos voluntarios, lo que tiene como consecuencia la afectación del habla, el control de las manos y puede producirse hipotonía (falta de tono muscular) o hipertonía (exceso de tono muscular).
En los niños con parálisis cerebral el fisioterapeuta suele utilizar ejercicios y masajes para inhibir o facilitar el tono muscular. Las técnicas de inhibición consisten en relajar y reducir el tono muscular y las técnicas de facilitación aumentan el tono muscular.
La técnica de masaje presentada en este curso sirve para estos niños y pueden ser modificados para inhibir o facilitar el tono muscular el niño. Si queremos inhibir y relajar el tono muscular, los movimientos serán más largos, lentos, completos y utilizaremos los toques de relajación, sosteniendo la zona del cuerpo con nuestras manos y transmitiendo calor y seguridad. Para aumentar el tono muscular los movimientos serán más vigorosos, utilizaremos más los movimientos de sacudir suavemente esa parte y lo acompañaremos de más palabras y cantos o juegos.
2.2 MOVIMIENTOS DEL MASAJE
En los niños con parálisis cerebral podemos realizar el masaje en el mismo orden que hemos explicado en el capítulo anterior pero con estos cambios:
1.- El masaje en las plantas de los pies: puede causar la extensión y rigidez de la pierna.
2.- Abdomen: los pulgares hacia los lados ayudan a estimular la respiración diafragmática.
3.- La posición de mantener las rodillas contra el abdomen sólo 5 segundos. Si se mantiene mucho tiempo puede inhibir la respiración.
4.- Estos niños suelen rechazar los masajes en los hombros. Por eso es interesante empezar por la mariposa y respetar el ritmo.
5.- Los movimientos en los labios ayudan a mejorar la deglución, importante para los niños que babean y respiran por la boca. El masaje en la cara es una buena estimulación oral.
6.- En la espalda, no dar masaje en contra del sentido del vello.
7.- Si el niño tiene alguna desviación o canal de derivación, aplicar el masaje alrededor de la zona y consultar con el fisioterapeuta sobre la presión que puede ejercerse. Si ha habido alguna intervención quirúrgica, no aplicar el masaje directamente sobre la zona, sino en otra zona del cuerpo.
8.- Posición: colocar debajo de la cabeza un cojín para que la cabeza esté centrada. Las caderas abiertas y las rodillas flexionadas, los brazos relajados a los lados.

2.3 RECHAZO DEL TACTO.
Los niños con varias disfunciones pueden rechazar el tacto. Estos niños son extremadamente sensibles a la estimulación, por lo que con ellos especialmente es más importante el respeto a su ritmo.
Algunos autores y experiencias afirman que las presiones profundas y los movimientos firmes son efectivos para que el niño acepte mejor el masaje. También ayudan los baños calientes y las fricciones con una toalla antes del masaje.

3.- NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN.
Con los niños con Síndrome de Down puede aplicarse la técnica de Vimala Schneider explicada en el capítulo anterior. Hay que tener en cuenta que los niños con Síndrome de Down son más propensos que los otros niños a desarrollar infecciones, neumonías, pérdidas de oído y problemas de corazón. Es necesario saber si el niño ha sido intervenido quirúrgicamente en alguna zona para no dar directamente masaje sobre esa zona. Es importante hablar al niño, contarle lo que estamos haciendo, utilizando movimientos suaves y los toques de relajación.
4.- NIÑOS CON DIFICULTADES VISUALES.
4.1 BENEFICIOS DEL MASAJE PARA NIÑOS CON DIFICULTADES VISUALES.
Los niños con dificultades visuales tienen una mayor necesidad de estimulación táctil para definir el mundo que les rodea, por eso el masaje infantil es muy beneficioso para estos niños.
Estudios con animales mostraron que los problemas de visión no producían efectos en el comportamiento afectivo de los mismos si recibían estimulación táctil. Animales ciegos privados además del contacto táctil, desarrollaban comportamientos hiperagresivos o pasivos.
Otros estudios muestran que los niños que viven en instituciones que son tomados en brazos durante 20 minutos diarios desarrollan antes una atención visual, lo que demuestra que ambos sistemas sensoriales están interconectados.
El masaje infantil con niños con dificultades visuales es beneficioso principalmente en dos aspectos:
1.- Ayuda a fortalecer el vínculo con el padre, madre o cuidadores. El contacto con la mirada es uno de los principales elementos de vinculación tanto entre padres e hijos como entre las personas en general, puesto que a través de la mirada conocemos al otro y recibimos de él el feedback necesario para relacionarnos.
El canal visual es el canal de relación que más desarrollan las personas que no tienen dificultades visuales. Y por tanto es el principal canal de comunicación y vinculación con los demás. Los niños con dificultades visuales tienen más posibilidades que los otros de tener problemas de vinculación con los demás, por lo que es interesante que los padres y madres, así como los educadores y cuidadores desarrollen otras vías de comunicación y vinculación con ellos. El tacto es la principal vía de vinculación con estos niños, puesto que ellos así aprenderán a conocer y moverse en el mundo, a través del tacto.
2.- El masaje diario a estos niños ayuda a establecer una buena imagen corporal. Esto es necesario para que el niño pueda orientarse y moverse en el espacio. Algunos niños con problemas de visión gatean y comienzan a andar más tarde. Algunos autores sugieren que esto puede ser porque el niño se resiste a permanecer tiempo boca abajo. El masaje diario en la espalda ayuda al niño a aceptar mejor esta posición y a relajar y fortalecer el cuello y la musculatura de la espalda.
4.2 SUGERENCIAS PARA EL MASAJE CON NIÑOS CON PROBLEMAS VISUALES:
1.- Con los bebés pequeños utilizar la “posición de cuna” o un soporte que proporcione al niño seguridad y calor. También con los niños más mayorcitos.
2.- Hablar al niño y explicar lo que se está haciendo y lo que viene después. Al principio y sobre todo con los bebés hasta los 6 meses, no utilizar música, sólo la voz y el tacto.
3.- Mantener un contacto muy cercano con el bebé y con el niño. Mantener la cara cerca del bebé y el niño, para que pueda él también tocar y responder con el tacto.
4.- Mantener siempre el contacto con las manos. Siempre debe hacer una mano que toque el cuerpo del niño.
5.- Cuidar la iluminación de la sala. La luz puede distraer a los niños que tengan algo de visión.

5.- MASAJE PARA NIÑOS CON PROBLEMAS AUDITIVOS
Los niños con problemas auditivos también precisan como los demás de contacto táctil para vincularse con el mundo. Estos niños necesitan que se les hable puesto que los sonidos en los primeros períodos de la vida ayudan a estimular las conexiones nerviosas entre el oído y el cerebro. Además, aunque el niño no pueda oir todo lo que se le dice, él captará lo que expresa el adulto con su mirada su cuerpo, sus movimientos…
Los niños que disponen de algún aparato para estimular la percepción sonora pueden permanecer con el aparato puesto a lo largo del masaje.
La infant Hearing Resource recomienda lo siguiente para estos niños: “Explícale al niño lo que estás pensando y sintiendo. A él le gusta oír hablar sobre aquello que produce alegría, tristeza, ansiedad, excitación. A partir de la forma en que lo coges o lo acaricias, él puede reconocer distintos sentimientos; puedes decirle los nombre de esos sentimientos. Así, cuando él los experimente, sabrá cómo llamarlos”.
SUGERENCIAS PARA EL MASAJE:
1.- Hablarle y explicarle mientras le das masaje.
2.- Mantener especialmente el contacto con la mirada.
3.- Imitar los sonidos del niño.
6.- OTRAS SITUACIONES ESPECIALES.
6.1 NIÑOS PREMATUROS O NIÑOS HOSPITALIZADOS.

Los bebés prematuros que han permanecido tiempo en el hospital pueden estar traumatizados y muy sensibles. Tanto ellos como sus padres, que se muestran en ocasiones asustadizos y temerosos por la seguridad de su bebé. Por lo tanto para los educadores que trabajan con estos niños es importante que reconozcan el miedo y las necesidades de estos padres y les transmitan confianza y profesionalidad para que puedan estar tranquilos y seguros de dejar a su hijo en buenas manos. A los niños es importante mostrarles afecto y calor con el tacto. Después de la estancia en el hospital el niño puede haber tenido la experiencia de que el contacto táctil era doloroso.
Suelen ser especialmente sensibles las zonas de brazos, pecho y pies. Especialmente si el niño ha estado conectado a sueros, monitores para el corazón, etc. Por lo tanto es recomendable comenzar a dar masaje por la espalda y las piernas.
6.2 NIÑOS CON ENFERMEDADES.
En los períodos de molestias y enfermedad el masaje es muy beneficioso para aliviar los síntomas. En casos de otras enfermedades específicas y más graves es interesante consultar con el pediatra antes de dar masaje.
A continuación se presentan algunos consejos para dar masaje en molestias y enfermedades leves:
- Para bajar la fiebre se recomienda humedecer las manos con agua caliente y no darlo con aceite. Tapar al niño con una toalla el resto de cuerpo. El objetivo es sacar el calor a la superficie del cuerpo.
- Para la congestión torácica: practicar los movimientos normales del pecho con aceite (eucalipto también viene bien).
- Para la congestión nasal: realizar el masaje facial, especialmente los movimientos de la zona de la nariz.

6.3 NIÑOS MALTRATADOS.
En general, los niños que han sufrido maltrato necesitan expresar su dolor y aprender a diferencias el contacto dañino del contacto sano. El masaje ayuda a los niños en general a diferenciar las relaciones y los contactos sanos de los insanos. Al establecer el vínculo y una relación con un niño de estas características es importante ofrecer pequeños toques de relajación y cuando el niño acepte el masaje proporcionarle con él calor y seguridad. El niño, a través del masaje, aprende a tener confianza en sí mismo y en el mundo y puede restablecer un vínculo de seguridad con el mundo.

Sandra Mariela Troncoso
Masajista Profesional 
Auxiliar para Atencion de chicos Especiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada